B. Braun y la UPC descubren cómo convertir CO2 en etanol mediante el uso de un catalizador de fosfato cálcico

La investigación ha permitido encontrar una reacción química que permite reducir la contaminación del aire transformando el CO2, un componente nocivo para la salud y el medioambiente, en una molécula de alto valor añadido, como el etanol.

Fuente imagen: Barcelona Computing Center

B. Braun, en colaboración con la UPC, ha dado un paso más en su misión de cuidar y proteger la salud de las personas con un significativo hallazgo científico en el campo de la reducción de la contaminación, y, como consecuencia, en la prevención de las enfermedades relacionadas. El Dr. Pau Turon, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de B. Braun en España, y el Prof. Carlos Alemán, catedrático del departamento de Ingeniería Química de la UPC, han liderado el proyecto, a través del que se ha descubierto una reacción de química verde (facilitada por un catalizador sostenible obtenido mediante un tratamiento a alta temperatura y campo eléctrico intenso), que permite transformar el CO2 del aire en etanol, una molécula de alto interés por sus aplicaciones industriales, y, en particular, en el sector de la salud (por sus propiedades de desinfección). 

La Dra. Vanesa Sanz, colaboradora del departamento de I+D de B. Braun, también forma parte del equipo que ha elaborado este artículo, juntamente con el equipo de investigación de la UPC integrado por Jordi Sans, el Dr. Guillem Revilla-López, el Prof. Jordi Puiggali y el Prof. Carlos Alemán.

Esta aportación está enfocada en la eliminación de gases contaminantes que provocan el efecto invernadero y las enfermedades relacionadas con la contaminación en las grandes ciudades. Supone un paso adelante en el desarrollo de estrategias contra el cambio climático y en la prevención de la polución. La reacción implica sintetizar un producto ampliamente empleado para la desinfección (componente habitual de los geles hidroalcohólicos) que ha demostrado ser una de las sustancias químicas más relevantes en la crisis sanitaria que vivimos a consecuencia de la COVID-19.

Este hallazgo se enmarca dentro del proyecto OLi, que B. Braun está llevando a cabo junto con la UPC, el Hospital Germans Trias i Pujol y el Institut de Ciències Fotòniques (ICFO). Aparte de la línea de investigación en el campo de la catálisis, el proyecto estudia los mecanismos subyacentes en la aparición y diseminación de DNA tumoral, y en las reacciones químicas que dieron lugar a las moléculas básicas para la vida.

La prestigiosa revista Chemical Communications de la Royal Society of Chemistry ha publicado recientemente el artículo “Permanently polarized hydroxyapatite for selective electrothermal catalytic conversion of carbon dioxide into ethanol”, que forma parte de una serie de artículos que ponen de manifiesto el papel de la hidroxiapatita polarizada en la transformación de gases simples en otras moléculas de alto valor añadido, tanto por su potencial uso industrial como por las implicaciones para la salud de las personas, a partir de su eliminación del aire que respiramos. 

Lee aquí el abstract del artículo