B. Braun Surgical y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) han desarrollado una nueva tecnología diseñada para reducir las infecciones bacterianas en implantes médicos.

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

B. Braun Surgical y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) han desarrollado una nueva tecnología diseñada para reducir las infecciones bacterianas en implantes médicos.

El proyecto de colaboración entre las dos instituciones ha logrado combinar con éxito la nanotecnología, la fotónica y la ciencia de materiales para mejorar la prevención de la contaminación de los implantes quirúrgicos.

Fuente: ICFO

El estudio, publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Nano Letters y destacado en Nature Photonics, describe como una malla quirúrgica de B. Braun ha sido modificada para albergar en su superficie millones de nanopartículas de oro con el propósito de descontaminar la superficie de la malla. Las nanopartículas de oro, cuando se iluminan con luz de una determinada longitud de onda, convierten de forma muy eficaz la luz en calor. Ese efecto, denominado “efecto plasmón” permite incrementar la temperatura de las partículas hasta el punto de eliminar las bacterias presentes en la superficie. Tras las pruebas in vitro, los investigadores observaron que el biofilm adherido a la superficie de las mallas se redujo hasta un 97 %, la mayor parte del cual correspondía a bacterias muertas.

Las mallas quirúrgicas, inventadas hace aproximadamente medio siglo, son elementos clave en la recuperación de cirugías de tejidos dañados en la cirugía para la reparación de la hernia inguinal. Su estructura flexible ayuda a mantener la musculatura libre de tensión y facilita la pronta recuperación del paciente. Sin embargo, el proceso quirúrgico de implantación de mallas conlleva un riesgo de contaminación bacteriana que puede derivar en la posterior formación de un biofilm cuando las bacterias de agrupan y sincronizan para protegerse contra agresiones externas. Estos biofilms actúan como una barrera impermeable a los fármacos impidiendo que los antibióticos clásicos actúen eficazmente contra la infección y pueda llegar a necesitarse una segunda cirugía para retirar la malla infectada. La tecnología, patentada por B. Braun e ICFO, está diseñada para mejorar drásticamente la prevención de colonización de los implantes quirúrgicos

Pau Turon, director de Investigación y Desarrollo de B. Braun destaca: “Nuestro compromiso con los profesionales de la Sanidad es ayudarles a evitar infecciones derivada de los procesos quirúrgicos y ello nos empuja continuamente a desarrollar nuevas estrategias para combatir las bacterias y los biofilms. Además, estamos explorando las posibilidades de extender dicha tecnología a otros sectores en los cuales los biofilms deberían ser evitados”. El equipo del proyecto está formado por Arantxa Albornoz, Ignacio de Miguel y Romain Quidant por parte de ICFO e Irene Prieto, Vanesa Sanz, Christine Weis y Pau Turon por parte de B. Braun.