Noticias B. Braun

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

B. Braun impulsa, junto a la UPC, un proyecto contra la COVID-19 basado en las propiedades físicas y químicas de las nanopartículas metálicas funcionalizadas

La investigación pretende diseñar estrategias innovadoras para la detección, bloqueo y eliminación del virus.

La asociación PRACE (Partnership for Advanced Computing in Europe), que tiene como misión facilitar descubrimientos científicos de alto impacto en todas las disciplinas para el beneficio de la sociedad y mejorar la competitividad europea, ha concedido 40 millones de horas del supercomputador Joliot-Curie instalado en CEA (Paris) al grupo de investigación IMEM del Departamento de Ingeniería Química, dirigido por el Profesor Carlos Alemán, que llevará a cabo el proyecto “Estudio computacional para el desarrollo de plataformas de detección hiperespectrales del SARS-CoV-2”. El estudio será liderado por el Dr. Joan Torras con la colaboración del Dr. Oscar Bertran, ambos investigadores del grupo IMEM.

Ilustración: Andrés Rodríguez Domingo 

La investigación se enmarca en el Proyecto contra la COVID-19 impulsado por B. Braun, multinacional del sector hospitalario, en colaboración con la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), el Institut de Recerca Germans Trias i Pujol (IGTP), el Institut de Recerca Fundació Josep Carreras y el Institut de Ciències Fotòniques (ICFO), y pretende diseñar estrategias innovadoras para la detección, bloqueo y eliminación del virus, basadas en las propiedades físicas y químicas de las nanopartículas metálicas funcionalizadas. 

Durante los 6 meses de cálculo se llevarán a cabo simulaciones sobre los mecanismos de reconocimiento molecular y se estudiarán sus aplicaciones para desactivar el virus. Se profundizará en el efecto de las nanopartículas funcionalizadas sobre la estructura molecular del SARS-CoV-2. En particular, se determinará la influencia del incremento de temperatura local conseguido mediante la activación de nanofuentes de calor. La energía se transfiere cuando las nanopartículas son iluminadas con luz de una determinada longitud de onda y se calientan gracias al efecto de resonancia de plasmón superficial, con el objetivo de desactivar el virus mediante el calor irradiado.