BENEFICIOS DE LOS NUTRIENTES COMER MEJOR

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

¿Qué nutrientes son beneficiosos?    

example image nutritional benefit for cancer patients
Con una dieta equilibrada, la relajación será más fácil.

Todos sabemos que una dieta saludable es esencial para nuestro bienestar general. Hay una razón para que los atletas sigan dietas diseñadas por expertos… que rindan al máximo posible.

En caso de enfermedad, somos más conscientes de que la dieta se ve alterada por el estado de salud. Y viceversa… si seguimos una dieta desequilibrada, nos sentimos mal. Si se diagnostica una enfermedad como el cáncer, hay que ser consciente, más que nunca, de la importancia de nuestra dieta.

No nos engañemos: ¡la dieta por sí sola no puede curar enfermedades! Pero una dieta saludable crea mejores condiciones para tu bienestar. 

Sé bueno contigo mismo. Nutre bien tu cuerpo.

Las células del cuerpo están trabajando constantemente. Este proceso se denomina metabolismo. Incluye la degradación y absorción de nutrientes, así como la construcción y mantenimiento de las distintas partes del cuerpo. Para realizar el metabolismo, las células necesitan energía (calorías) y determinados nutrientes que realizan tareas clave en el cuerpo. 

Debemos tomar estos nutrientes, de una forma equilibrada, todos los días: 

  • Hidratos de carbono (p. e., las féculas)
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Grasas
  • Fibra
  • Minerales y elementos traza
  • Agua

Obtén más información sobre qué necesita tu cuerpo y por qué.

       

¿Cómo puede beneficiarse tu cuerpo de estos nutrientes? 

De acuerdo, no eres atleta. Pero conocer las funciones y los efectos de los nutrientes te dará ventaja. Como dice la antigua máxima:

“Que la comida sea tu medicina y la medicina tu comida”. (Hipócrates)

 

Son tu principal fuente de energía. Tu cerebro, en particular, lo necesita para funcionar adecuadamente. Cuando te sientes hambriento, cansado o agotado, estos nutrientes recargan tus baterías al aumentar los niveles de azúcar en sangre (glucemia).
Si no comes los hidratos de carbono suficientes, tu cuerpo puede metabolizar las valiosas proteínas para satisfacer las necesidades energéticas del cerebro.

 

Sus efectos son muy variados. Son los principales componentes funcionales y estructurales de todas las células del cuerpo. Las proteínas forman las enzimas que protegen nuestras células, cicatrizan nuestras heridas y construyen los músculos. Además hacen posible la digestión, la respuesta inmunitaria y la coagulación sanguínea. Los pacientes con cáncer tienen una mayor necesidad de proteínas durante el tratamiento (hasta 1,2 a 1,5 g/kg de peso corporal, si no está afectada la función renal). El equipo médico es quien determinará las necesidades proteicas de cada paciente.

Las vitaminas son nutrientes esenciales. Entre otras funciones, tienen un papel central en el metabolismo energético, proteico y óseo y en la coagulación sanguínea; actúan como antioxidantes, son necesarias como fotorreceptores en los ojos, para la cicatrización de heridas y la maduración de las células sanguíneas, y son esenciales para el funcionamiento de muchas enzimas. Las vitaminas, así, ayudan a las propias defensas del cuerpo y mejoran tu bienestar, mantienen el metabolismo en marcha, aumentan la presencia de neurotransmisores en el cerebro y las neuronas, fortalecen los huesos y tejidos, protegen la piel y mejoran la concentración. Algunas vitaminas son solubles en agua, mientras que otras son solubles en grasas y, por lo tanto, necesitaremos combinar alimentos distintos para ingerirlas todas. Una falta de vitaminas puede tener consecuencias graves, como el escorbuto.

Las grasas constituyen la principal reserva de energía del cuerpo. Las células de nuestro cuerpo o las neuronas utilizan las grasas como nutrientes.

Determinados ácidos grasos, sobre todo los ácidos grasos omega-3, presentes en el pescado graso de aguas frías como el bacalao y el salmón, son muy importantes por su capacidad para controlar los procesos inflamatorios del cuerpo. De ahí que puedan ser beneficiosos para los pacientes con cáncer. Si incluyes ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado en una dieta equilibrada, puede notar un aumento del apetito, puede disminuir la inflamación y puede mejorar la defensa inmunitaria.

 

La función de la fibra es regular la digestión. La fibra soluble también puede ser útil para bajar los niveles de colesterol. Permite las funciones de las bacterias intestinales, que constituyen el microbiota. Además, puede fortalecer tu sistema inmunitario.

Los minerales (sodio, potasio, magnesio, calcio, cloro, fosfato) son responsables de la actividad de las neuronas y de la formación de huesos y dientes, entre otras cosas. Los elementos traza, como el hierro y el selenio, forman parte de enzimas y son nutrientes esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo, y para las funciones fisiológicas del organismo.

El agua es beneficiosa de muchas formas. Interviene en la regulación de la temperatura corporal e hidrata la piel. Interviene también en el equilibrio hídrico del cuerpo y el transporte de nutrientes. En resumidas cuentas: el agua es vital para nuestras funciones corporales en general, ya que es el principal componente del organismo. Procura estar siempre bien hidratado para

Ayuda a tu cuerpo a ayudarte.