CAQUEXIA Y PRECAQUEXIA CONOCER MÁS

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Definición de caquexia

La palabra “caquexia” procede del griego antiguo y significa “mala constitución” (“kakos” = mala; “hexis” = constitución).

A diferencia de la desnutrición, la caquexia se caracteriza por inflamación y disminución del apetito. Se trata de un problema grave para los pacientes con cáncer, ya que se asocia a reducción de la actividad física, deterioro funcional progresivo y menor tolerabilidad del tratamiento oncológico.

Por eso es bueno que conozcas la amenaza. Queremos ayudarte con información valiosa

¿Qué es la caquexia por cáncer?

La caquexia es un síndrome complejo que afecta al metabolismo y que está relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y con otros trastornos. Se caracteriza por la pérdida de apetito, la fatiga o la disminución de la fuerza muscular. Si se produce pérdida de peso junto con disminución del apetito e inflamación, entonces se llama caquexia. Esta enfermedad se caracteriza por la pérdida de masa muscular, con o sin pérdida de tejido graso, y puede evolucionar pasando por varios estados: de precaquexia a caquexia. Si es un paciente con cáncer el que está afectado, se llama caquexia por cáncer.

Mucho más que la simple pérdida de peso

La caquexia es muy frecuente en ciertos tipos de cáncer. Lo que muchos ven como un efecto adverso menor, abarca mucho más que una inofensiva pérdida de peso. Significa una pérdida de energía física, una pérdida de fuerza mental, una pérdida de calidad de vida y una pérdida de oportunidades para recuperar la salud. Es un síndrome grave, ya que debilita todo el cuerpo debido a la inflamación. Los pacientes con caquexia pierden principalmente masa de tejido y músculo esquelético.

La caquexia puede limitar tu actividad

La pérdida de masa y fuerza muscular suele afectar a la actividad física. Cuidar el jardín, andar en bici o caminar resultan más duros que antes y puedes llegar a cansarte más pronto. Tu calidad de vida en general puede verse afectada negativamente. La reducción de la masa muscular también puede repercutir en la tolerabilidad del tratamiento y tu respuesta al mismo. Si el cuerpo está debilitado por la desnutrición, se pierden importantes recursos para combatir la tensión adicional a la que está sometido. Esto puede afectar directamente a tu tratamiento: tal vez no se puedan realizar las intervenciones quirúrgicas requeridas, o quizá tu actual radioterapia o quimioterapia deba interrumpirse o reducirse. 

De hecho, ¡la caquexia empeora significativamente el resultado del tratamiento! Por problemas de tiempo, algunos facultativos pueden centrase en los factores y datos clínicos de sus pacientes y descuidar aspectos nutricionales. Así que merece la pena estar atentos. Aunque los efectos positivos del apoyo nutricional están clínicamente probados y bien documentados, sigue siendo necesario aumentar la sensibilización sobre el riesgo de caquexia.

Diferencias entre la precaquexia y la caquexia

¿Cómo podemos distinguir ambos términos?

La precaquexia es un estadio temprano de la caquexia y precede a una pérdida de peso involuntaria (también de masa muscular). Como empieza con solo una pequeña pérdida de peso, es fácil pasarla por alto. Es decir, puede que no pierdas demasiado peso al principio pero, a pesar de todo, se producen cambios metabólicosinflamación. La precaquexia supone es sí misma un riesgo de caquexia.

La caquexia es un síndrome complejo que afecta al metabolismo. Se pierde músculo y grasa, y también se produce inflamación.

En resumidas cuentas

El mecanismo es simple: Cuando el cuerpo no puede absorber suficientes nutrientes (por trastornos metabólicos o por falta de ingesta), se reducen necesariamente los aportes al organismo. El resultado es pérdida de peso y desnutrición. Tu peso sirve también como primer indicador de caquexia.

La pérdida de peso debido a procesos metabólicos e inflamación se conoce también como caquexia. Si la causa el cáncer, se llama caquexia por cáncer. El estadio preliminar de la caquexia es la precaquexia.

¿Qué puedes hacer para prevenir esta amenaza?

cancer patient talks about prevention of cachexia
Elabora una estrategia de afrontamiento para prevenir la pérdida de peso.

¡Vigila tu peso!

Puedes hacer muchas cosas por tu cuenta: mantente activo y atento. Si, a partir de ahora, registras tu peso una vez por semana, te resultará útil cuando hables con tu médico. También puedes anotar, en caso necesario, por qué te resultó difícil comer y beber lo suficiente.

Debes mantener tu estado nutricional lo mejor posible para mejorar tu estado general, tu calidad de vida y la tolerabilidad del tratamiento. Para ayudarte a prevenir la (pre)caquexia, se han desarrollado suplementos nutricionales orales como Remune®, pensados para las necesidades nutricionales especiales de los pacientes con cáncer.

Nota: el asesoramiento nutricional es clave para ajustar tu dieta a tus cambiantes necesidades nutricionales. Los médicos y dietistas/nutricionistas pueden determinar si necesitas más suplementos nutricionales o alimentos enriquecidos, en caso de precaquexia o caquexia.

5 recomendaciones para registrar el peso 

example picture malnutrition prevention
Prevent weight loss.

La desnutrición, la precaquexia y la caquexia son mucho más que un simple número de kilos de menos. Muy al contrario, tu peso es un indicador decisivo. Si te resulta útil, anota las causas por las que te resulta difícil comer y beber lo suficiente.

He aquí algunas recomendaciones para el registro del peso:

  1. Intenta pesarte siempre en la misma báscula.
  2. Pésate siempre en condiciones similares (zapatos, ropa).
  3. Pésate el mismo día de la semana y a la misma hora (p. ej., los lunes antes de desayunar).
  4. Si conviene, mide tu masa muscular con ayuda de un dietista/nutricionista o un médico que tengan la necesaria formación. Puedes utilizar un monitor de composición corporal, como por ejemplo uno con análisis de impedancia bioeléctrica (BIA). Este análisis muestra la cantidad de grasa y masa muscular personal, además del peso. Averigua si puedes usar este método, ya que utiliza impulsos eléctricos, por lo que, por ejemplo, no es adecuado para pacientes con marcapasos.
  5. Informa a tu médico si estás perdiendo peso.