DIETA Y CÁNCER   CONOCER MÁS

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

La nutrición es importante para tu salud

consultation to diet with cancer
Pide a tu médico/dietista que te diseñe una dieta personalizada.

Todos sabemos que una buena dieta es esencial para un modo de vida saludable, incluso en nuestro día a día cuando ni siquiera estamos enfermos. Presta atención a lo que comes y a lo que tu cuerpo necesita. Los nutrientes adecuados ayudar a nuestro cuerpo a funcionar como una máquina bien engrasada.

Por consiguiente, ¿qué necesita tu cuerpo en particular? La respuesta no es tan fácil para la mayoría de las personas, incluso cuando se refiere solo a su modo de vida cotidiano. Y si tu cuerpo se encuentra alterado de alguna manera, o incluso enfermo, entonces necesitas más que nunca saber a qué debes prestar atención.

Por todas partes surgen recomendaciones para una dieta saludable en caso de cáncer.

Sin duda has recibido una serie de consejos bienintencionados pero, dado que hay distintas opiniones al respecto, la información puede ser contradictoria. La mayor parte de las personas con cáncer se preguntan a sí mismas: “¿Qué debería en realidad comer o dejar de comer en este momento?” ¿Puede una nutrición adecuada ayudar a mi recuperación? ¿Puede perjudicarme una alimentación equivocada? ¿A quién debo creer? ¿Qué consejos cuentan con un respaldo científico?

Como el cáncer y los tratamientos oncológicos causan una pérdida de peso tienes que poner más atención que nunca a lo que comes y bebes. ¿Por qué? Porque tus necesidades nutricionales han cambiado

   

En resumen: Tu cuerpo necesita diariamente una mezcla de hidratos de carbono, grasas y proteínas, así como vitaminas, fibra y elementos traza. Además, debes beber suficientes líquidos, preferentemente agua, y electrolitos.

En esencia, una buena dieta con cáncer:

  • contiene suficiente energía (calorías)
  • contiene la cantidad adecuada de proteínas que podrías necesitar
  • contiene la cantidad suficiente de vitaminas, elementos traza y ácidos grasos esenciales (p. ej., aceites vegetales y/o de pescado)
  • fortalece tu salud general y podría mejorar tu sistema inmunitario
  • se adapta a tu enfermedad particular y sus tratamientos
  • debe ser buena (sabrosa), y es buena (saludable) para ti

Una cosa es cierta: lo que tú necesitas es algo muy personal y será distinto a lo que necesitan otras personas. La consulta sobre nutrición con un profesional médico te aclarará cómo diseñar un plan de alimentación que cubra tus necesidades nutricionales de la mejor manera posible. Pide ayuda a tu equipo médico.

En definitiva, ¡se trata de ti!