Dolor CON HERIDAS CRÓNICAS

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

El dolor, un compañero indeseable 

Las heridas crónicas van normalmente acompañadas de dolor, que puede seguir aumentando con el contacto o los cambios de temperatura. El objetivo del tratamiento de heridas integrado debe ser determinar su percepción individual del dolor y tratarlo de manera que el dolor le sea soportable. El control del dolor se puede lograr con la ayuda de analgésicos que le recomiende y prescriba su médico. No obstante, una limpieza efectiva de la herida conduce a la prevención de infecciones de heridas, junto con cambios menos frecuentes de apósitos, gracias a los apósitos de cura avanzada. Estos factores contribuyen a mejorar la calidad de vida.

Para que un tratamiento contra el dolor tenga éxito deben definirse las siguientes características:

  • ¿Dónde?: en la herida, bordes de la herida o fuera de ella
  • ¿Cómo?: quemazón, dolor pulsátil, dolor punzante o difícil de definir
  • ¿Cuándo sucede esto?
  • ¿Cuánto dura?
  • ¿Es particularmente intenso en determinadas situaciones como cambio de apósito, limpieza de la herida o ciertas posiciones corporales?
  • ¿Afecta a su vida cotidiana: sueño, movimiento corporal, apetito?