Trasplante renal vivir con un riñón nuevo

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Trasplante renal

Un trasplante renal a menudo es un sueño anhelado durante mucho tiempo por pacientes con problemas de riñón. Para muchos, significa volver a la vida sin depender de los centros de atención renal, dietas y horarios restrictivos, poder trabajar sin limites y viajar con más facilidad. Este deseo se concreta cuando se encuentra un donante de riñón adecuado, un proceso que puede llevar varios meses o incluso varios años. Este largo tiempo de espera puede ser difícil para algunos pacientes y puede provocar frustración y estrés. Estos sentimientos son naturales y su médico y el personal de enfermería le ayudarán a hacer frente a cualquier preocupación que tenga. Siempre debe tener en cuenta que el trasplante renal es otra opción de tratamiento valiosa junto a la hemodiálisis y la diálisis peritoneal y que ninguna modalidad de tratamiento excluye a la otra. La mayoría de los pacientes que reciben un trasplante se han sometido durante meses o incluso años a la diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal). También es importante saber que el trasplante renal no cura la enfermedad renal. Para evitar que su cuerpo rechace el riñón donado, son vitales la medicación diaria y las consultas regulares con su médico. Su médico y el personal de enfermería siempre le ayudarán en todas las fases de la enfermedad renal y todas las situaciones de su vida. Por lo que no dude en preguntar, incluso si cree que la pregunta no esté relacionada directamente con el tratamiento.

 

Cuando los riñones de una persona fallan, existen tres tratamientos disponibles:

  • Hemodiálisis
  • Diálisis peritoneal
  • Trasplante renal

Muchos pacientes creen que después de un trasplante su calidad de vida es mejor que cuando estaban sometidos a la diálisis. Puede proporcionarle más libertad porque ya no necesita realizar diálisis y no tiene más límites reales en la dieta y los líquidos.

Sin embargo, existen algunos riesgos con el trasplante renal. Y aunque los trasplantes pueden durar muchos años, es posible que en el futuro necesite otra vez someterse a la diálisis.

El trasplante renal requiere de una operación para poner un riñón saludable de otra persona en su cuerpo. Este riñón trasplantado tendrá que realizar el trabajo de sus riñones dañados. El riñón se coloca en su abdomen inferior y se une a la arteria y la vena. Entonces la sangre pasa a través del trasplante y comienza a fabricar orina. Si es capaz de tener un trasplante de vivo, las diferentes pruebas que son necesarias tendrán que completarse antes de que pueda ser seleccionado para la operación. Si está esperando por un riñón de un donante cadáver, va a necesitar tiempo para que el riñón esté disponible y sea adecuado para usted. Es muy difícil decir exactamente cuánto tiempo tendrá que esperar para el trasplante. Algunas personas son afortunadas y reciben un trasplante muy rápido, otras pasarán mucho tiempo en la lista de espera.

Tómese un tiempo para pensar acerca de qué ocurrirá cuando reciba una llamada para un trasplante y esté preparado y sea positivo, pero siga con su vida mientras tanto.

Consulte siempre a su nefrólogo.