7 consejos para una comida saludable con insuficiencia renal

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Alimentos y bienestar

Ya que sus riñones no funcionan totalmente, su salud y su bienestar depende de una dieta adecuada para compensar los cambios que se produzcan en el cuerpo. Esta página proporciona información general del estilo de vida saludable para los pacientes con insuficiencia renal. Sin embargo, cuál es la dieta mejor para usted depende de varios factores como lo que le gusta y lo que no le gusta, la fase de la insuficiencia renal, el tipo de tratamiento que esté recibiendo y otras enfermedades que pueda tener, por ejemplo, la diabetes.


Asegúrese de que habla con el personal de salud

Le ayudarán a averiguar qué modo de nutrición o dieta es la mejor para usted. Además, evite cambios de peso indeseados, porque el tratamiento de diálisis es un proceso exigente. Es importante que conserve sus reservas.

1) Bebida

Debido a que el cuerpo humano produce menos orina con la insuficiencia renal, es importante asegurarse de no beber demasiado para evitar que se acumulen líquidos peligrosos entre las sesiones de diálisis. Su equipo de salud le dirá cuánto puede beber a diario sin complicaciones peligrosas. A algunos pacientes les gusta beber por botella para controlar la ingesta de líquidos. Independientemente del método que utilice, asegúrese de controlar cuánto bebe.

2) Sal

Cuando tiene insuficiencia renal, su cuerpo normalmente ya no puede regular el nivel de sodio (sal). El sodio puede contribuir a aumentar la presión arterial y provocar que sienta sed y, por lo tanto, beba más.

  • Utilice solo pequeñas cantidades de sal cuando cocine. Usar hierbas y otras especias le ayudarán a reducir la sal.
  • No añada sal a la comida en la mesa.
  • Cuando coma frutos secos o comida procesada como pizza, asegúrese que contenga poca sal, además, en general, las nueces de macadamia son preferibles a otras variedades de frutos secos. 

3) Fosfato

Los niveles de fosfato elevados pueden provocar una descalcificación ósea o arterioesclerosis a largo plazo. Para proteger los vasos y los huesos, su ingesta de fosfato solo debe ser de 800-1.200 mg al día. La mayoría del fosfato que tomamos está contenido en las proteínas, por ejemplo, en la carne y la leche. También es importante que tome aglutinantes de fosfato según lo establecido. Si planifica una ingesta de fosfato elevada, posiblemente debido a una barbacoa planificada, asegúrese preguntar al médico por adelantado cómo debe tomar los aglutinantes de fosfato ese día.

4) Potasio

Si los riñones ya no excretan el suficiente potasio, los niveles de potasio en la sangre pueden aumentar (hiperpotasemia), por ejemplo, después de comer alimentos ricos en potasio. La hiperpotasemia es una enfermedad muy peligrosa y puede provocar arritmias cardíacas que ponen en peligro la vida. A menudo, esto se produce sin ningún síntoma, lo cual es una aportación notable a su carácter amenazador. Incluso los pacientes que no hayan tenido antes hiperpotasemia se ven amenazados a tener un único episodio de esta enfermedad. Su médico le ayudará a controlar los niveles de potasio.

5) Proteína

La proteína es un nutriente importante para muchas funciones corporales. Como paciente con diálisis, tendrá que ingerir las suficientes proteínas en su dieta. Sin embargo, la mayoría de proteínas son ricas en fosfato. Su dieta debe incluir al menos 1 g de proteína por kg de peso corporal diario. El personal de diálisis le dirá cuánto y qué tipo de proteínas son buenas para usted.

6) Alimentos procesador y restaurantes

Evite alimentos procesados y preparados siempre que sea posible ya que se les suele añadir sal para darles sabor. Al comer alimentos procesados, compruebe en las etiquetas si hay sal y sodio en la lista de ingredientes. Cuanto menos nivel de sal o sodio en la lista de ingredientes, mejor. Y no se olvide comprobar cuánta sal ya ha ingerido desde su último tratamiento de diálisis. Cuando coma en un restaurante, puede pedir el contenido de sal, fosfato y potasio. Sin embargo, normalmente es mejor comprobar ese contenido usando listas dietéticas.

7) Preparación

Puede ayudar a su cuerpo preparando los alimentos correctamente. Aunque algunos alimentos contienen mucho potasio, por ejemplo, las patatas y las frutas, los puede comer si los prepara adecuadamente. Póngalos en agua para que se filtre el potasio antes de comerlos. En general, los alimentos frescos y preparados contribuirán a su bienestar.

Alimentos hechos en casa para disfrutar

Preguntas frecuentes: dieta y administración de líquidos

Preguntas frecuentes

En las enfermedades renales en particular, una dieta equilibrada es esencial para su bienestar y para evitar mayores complicaciones. Sin embargo, la dieta no puede ayudarle realmente a mejorar el funcionamiento del riñón. Formule un plan de dieta junto con su médico y dietista que sea adecuado para usted y sus objetivos dietéticos.

El fosfato es un mineral que se encuentra en muchos alimentos. El riñón normalmente mantiene el equilibrio eliminándolo cuando hay demasiado en el cuerpo. Es necesario para el mantenimiento de unos huesos saludables. Los niveles altos de fosfato pueden provocar comezón y ojos irritados. Unos niveles de fosfato constantemente altos pueden provocar un aumento de la PTH (hormona paratiroidea), la cual provocará un daño a largo plazo en los huesos. Si su nivel de fosfato es alto, tiene que llevar una dieta baja en fosfato y se le recetarán pastillas para aglutinar el fosfato de los alimentos. A estas pastillas se les llama aglutinantes de fosfato (por ejemplo, Calcichew, Phosex, Fosrenol o Renagel). Su dietista le aconsejará la dieta y otras cuestiones como limitar los alimentos diarios y el momento correcto para tomar los aglutinantes de fosfato.

Una de las principales funciones de los riñones es equilibrar los líquidos del cuerpo. En una insuficiencia renal, un problema común es no eliminar el exceso de líquido. Esto, a su vez, provoca una sobrecarga de líquidos que puede causar una presión arterial alta, daños a largo plazo en los vasos sanguíneos e incluso daños al corazón. Su restricción de líquidos depende de la producción de orina que puede disminuir a medida que pasa el tiempo. El equipo de atención le dirá cuánto puede beber. Para ayudarle a mantener la sed bajo control, extienda la ingesta de líquidos uniformemente durante todo el día usando tazas pequeñas. También puede hacer gárgaras con agua helada, chupar cubitos de hielo (que contienen 10-15 ml de líquido por cubito) o chicles. Evite alimentos salados o la sal, por ejemplo, patatas fritas, bacon y sopa, ya que aumentarán la sed. Recuerde tener cuidado con los líquidos ocultos, por ejemplo, agua para las pastillas, salsas, natillas y leche con cereales. La asignación de líquidos para cada paciente se calcula basándose en la producción de orina, más 500 ml en un período de 24 horas. Los 500 ml cubren aproximadamente la pérdida del líquido a través de la piel y de los pulmones. El aumento de peso entre las sesiones de diálisis no debe ser mayor a 1-1,5 kg para un intervalo de un día y de 1,2-2,5 kg para 2-3 días. En general, cuanto más pequeño sea, menos peso ganará. Si bebe demasiado entre los tratamientos de diálisis, esto podría provocar un aumento de la presión arterial que se llama hipertensión. Sin embargo, durante la diálisis debido a la necesidad de eliminar el exceso de líquidos  puede que sienta una bajada de la presión arterial. A esto se le llama hipotensión. La hipotensión puede hacer que se sienta mal y aturdido. Por lo tanto, es importante que siempre mantenga la asignación de líquidos recomendada para ayudarle a protegerse durante el tratamiento de diálisis.

 

Cuando empieza la diálisis, empezará a escuchar que se habla del peso seco. Se trata del peso que su cuerpo tendrá sin exceso de líquido. También es el peso utilizado para calcular cuánto líquido ha puesto entre las sesiones de diálisis y, por lo tanto, cuánto necesita eliminar en cada sesión de diálisis. Su peso seco puede cambiar con el paso del tiempo. Puede que sea necesario aumentarlo después de unos meses si empieza a comer más ahora que está en la diálisis y se siente mejor. Sin embargo, también puede que sea necesario reducirlo si se siente mal y pierde peso.

Si el contenido de agua del cuerpo alcanza unos niveles altos, el líquido acumulado provoca que el cuerpo se hinche, normalmente empieza en los tobillos debido a la gravedad y se va extendiendo por todo el cuerpo. Si no se trata, el exceso de líquido se instalará en los pulmones provocando una enfermedad que pone en riesgo la vida llamada edema pulmonar. La dificultad para respirar es unos de los síntomas principales de esta enfermedad. Varios episodios pueden provocar daños en el corazón. Podemos intentar eliminar el exceso de líquidos con la diálisis, pero si sigue bebiendo demasiado, el daño finalmente se volverá permanente y puede dejarle problemas de corazón y respiratorios crónicos.

La restricción de líquidos es uno de los aspectos más difíciles de la diálisis al que se deben enfrentar muchos pacientes, y no es sencillo. Pero hay algunos consejos que puede seguir para ayudarle durante todo el día.

  • Asegúrese que sabe cuál es su restricción de líquidos. Pregunte al equipo de atención si no está seguro.
  • Evite comer alimentos salados ya que hacen que tenga sed.
  • Utilice vasos o tazas pequeñas. ¡Sienta mejor tener un vaso pequeño lleno que un vaso grande mediado!
  • Si utiliza la misma taza, entonces sabrá cuántas tomó en el día. Pero asegúrese que sabe cuánto líquido tiene.
  • Algunas personas chupan cubitos de hielo (pro recuerde que esto forma parte de la restricción de líquidos) o caramelos si tienen sed (tenga cuidado si es diabético).
  • Tenga en cuenta los líquidos ocultos en los alimentos como los melones, las sandías, la sopa, la salsa y los congelados como los helados. Todos tienen líquidos.
  • Los caramelos también pueden reducir la sensación de sed. Pero tenga cuidado, contienen azúcar.