Embolia gaseosa Prevención de riesgos

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Embolia gaseosa

La embolia gaseosa vascular es la insuflación de aire (o de gas suministrado de forma exógena) al sistema vascular arterial o venoso, que produce efectos sistémicos.1

¿Sabes que?

An injection of 2 to 3 milliliter of air into the cerebral circulation can be fatal and just 0.5 to 1 milliliter of air in the pulmonary vein can cause cardiac arrest.

(1) Ho, Anthony M.-H. Is Emergency Thoracotomy Always the Most Appropriate Immediate Intervention for Systemic Air Embolism After Lung Trauma? CHEST (1999), Volume 116 , Issue 1 , 234 - 237

Causas de embolia gaseosa

La inyección de 2-3 ml de aire en el sistema circulatorio cerebral puede ser fatal.1,2

  • La entrada de aire a través del acceso vascular abierto y de los sistemas de infusión (p. ej., llave de tres pasos abiertas, desconexiones, fugas de líquidos debidas al fallo del producto). La cantidad de entrada de aire se ve influida por la posición del paciente y la altura de la vena con respecto al lado derecho del corazón.1,2,3 
  • Línea de infusión no purgada de forma adecuada ni completamente.3
  • Perfusiones en paralelo, donde la infusión por gravedad y las bombas de infusión están conectadas e interactúan a través de las líneas de infusión. Tales sistemas pueden desarrollar un repliegue (líquido-aire-líquido, etc.), cuando la infusión por gravedad funciona en seco (Fig. 1).4
  • Durante diversas intervenciones quirúrgicas, especialmente, procedimientos neuroquirúrgicos, vasculares, obstétricos, ginecológicos u ortopédicos.5,6   
  • Ejecución incorrecta de los procedimientos mediante infusión por presión.7,8
Scheme of a parallel infusion configuration. Combinations of gravity infusion and pump driven infusion in parallel bears the risk of air embolism, when gravity infusion runs dry.

Fig. 1: Perfusión en paralelo. Las combinaciones de infusión por gravedad y las impulsadas mediante una bomba en paralelo aumentan el riesgo de embolia gaseosa, cuando la infusión por gravedad funciona en seco.

Consecuencias para la salud

Los síntomas y signos clínicos de la embolia gaseosa están relacionados con el grado de entrada de aire en el sistema circulatorio. Normalmente se desarrollan inmediatamente después de la embolización.1

Table of possible symptoms of air embolism and corresponding clinical signs.

Fig. 2: Posibles signos y síntomas de embolia gaseosa.

Complicaciones

Por lo general, se acepta que cualquier cantidad de aire que pudiera entrar en el paciente debe considerarse crítica. El impacto está directamente correlacionado con el estado del paciente, el volumen de aire y la velocidad de la acumulación.

Las complicaciones clínicas son disminución del gasto cardíaco, shock y muerte.1,6

Consecuencias económicas

La prevención de la entrada del aire en el sistema circulatorio del paciente puede derivar en ahorros tangibles en el presupuesto para el proveedor sanitario. 

Puede hacerse una evaluación de costes mediante la asignación de los costes a su tratamiento clínico relacionado y dar como resultado la prolongación de la estancia en el hospital.
El coste puede calcularse mediante el uso del coste promedio diario del tratamiento clínico esperado.

Costos potenciales asociados a riesgos

La Fig. 3 a continuación muestra una estimación de posibles costos adicionales como consecuencia de complicaciones causadas por embolia gaseosa. Para facilitar la atribución de cada complicación para el cálculo de costes, se introdujeron niveles de gravedad. UCIR: Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios.

Table with estimations of possible additional costs as a consequence of complications caused by air embolism.

Fig. 3: Estimación de los posibles costes adicionales como consecuencia de complicaciones causadas por la embolia gaseosa. Para facilitar la atribución de cada complicación para el cálculo de costes, se introdujeron niveles de gravedad. UCIR: Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios.

En el caso de múltiples complicaciones graves que requieren tratamiento completo en la UCI, un hospital puede ahorrar hasta 56.670 € por caso individual.11-15

Incluso los episodios no mortales de embolia gaseosa en la vena conducen a una gran implicación en el diagnóstico (p. ej., análisis de gases sanguíneos, ecocardiografía, ultrasonografía) y en las intervenciones terapéuticas (p. ej., oxígeno, expansión de volumen intravascular, catecolaminas).11

Estrategias preventivas

Para prevenir la embolia gaseosa y garantizar un tratamiento seguro, es importante combinar varias estrategias y acciones en diferentes procesos.

Person lying in the Trendelenburg position. The body is laid supine, or flat on the back with the feet higher than the head by 15-30 degrees.

Fig. 4: Posición de Trendelenburg para la inserción del catéter venoso central.

  • Para la colocación, el riesgo de embolia gaseosa puede reducirse al asegurar que el brazo seleccionado del paciente se mantenga por debajo del nivel del corazón durante el procedimiento de inserción o extracción.1,2
  • Para el catéter venoso central, la mejor posición para su inserción o extracción es la posición en decúbito supino o la posición de Trendelenburg. Esto minimiza el riesgo de embolia gaseosa (Fig. 4).1,2
Infusion regimen with the usage of a siphon greater than 20 cm.

Fig. 5: Un sifón (≥ 20 cm) protege contra la entrada de aire en el equipo de infusión.

  • El uso de las conexiones Luer-Lock minimiza la posibilidad de la desconexión accidental de los sistemas de administración y las jeringas de los catéteres intravenosos.1,2
  • Los tubos de perfusión con fugas deben cambiarse de inmediato para eliminar el riesgo de introducir aire dentro del sistema vascular.1
  • Los regímenes de infusión deben ajustarse para crear un sifón (≥20 cm) en el sistema de infusión, lo que protege contra la entrada del aire (Fig. 5).9
Parallel infusion with three-way valve of the bypass in ascending siphon tube.

Fig. 6: En las perfusiones en paralelo, la válvula de tres vías de la derivación debe estar colocada en el tubo del sifón ascendente. Use una válvula antirreflujo para las perfusiones por gravedad.

  • En las perfusiones en paralelo, la llave de tres pasos de la derivación debe estar colocada en el tubo del sifón ascendente. Use una válvula antirreflujo para las perfusiones por gravedad (Fig. 6).
  • Los filtros modernos de infusión son capaces de separar el 100 % del aire de las vías de infusión, además de eliminar partículas y bacterias.9,10
  • Uso de equipos de infusión de seguridad que cuentan con un mecanismo de detención de aire.9

Productos destacados en seguridad

Evidencia cintífica

1 Cook LS. (2013) Infusion-related air embolism. J Infus Nurs; 36(1): 26-36

2 Gabriel J. (2008) Infusion therapy. Part two: Prevention and management of complications. Nurs Stand; 22(32): 41-8
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18481602%20

3 Lee PT, Thompson F, Thimbleby H. (2012) Analysis of infusion pump error logs and their significance for health care. Br J Nurs; 21(8): S12, S14, S16-20

4 Obermayer A. (1994) Physikalisch-technische Grundlagen der Infusionstechnik – Teil 2. Medizintechnik; 114(5): 185-190

5 Agarwal SS, Kumar L, Chavali KH, Mestri SC. (2009) Fatal venous air embolism following intravenous infusion. J Forensic Sci; 54(3): 682-4

6 Wittenberg AG. (2006) Venous Air Embolism. Emedicine 2006

7 Zoremba N, Gruenewald C, Zoremba M, Rossaint R, Schaelte G. Air elimination capability in rapid infusion systems. Anaesthesia; 66(11): 1031-4

8 Suwanpratheep A, Siriussawakul A. (2011) Inadvertent venous air embolism from pressure infuser bag confirmed by transesophangeal echocardiography. J Anesthe Clinic;  2:2-10

9 Riemann T. (2004) How many “milliliters” of air will leas to an air-embolism? Die Schwester Der Pfleger; 8: 594-595

10 Jack T, Boehne M, brent BE, hoy L, Köoditz H, wessel A, Sasse M. (2012) In-line filtration reduces severe complications and length of stay in pediatric intensive care unit: a prospective, randomiyed controlled trial. Intensive Care Med: 38(6): 1008-16

11 Mirski et al.2007, Perdue 2001, Wittenberg 2006  Diagnosis and treatment of vascular air embolism. Anesthesiology 2007; 106(1): 164-77
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17197859

12 Josephson DL. Risks, complications, and adverse reactions associated with intravenous infusion therapy. In: Josephson DL. Intravenous infusion therapy for medical assistants.
The American association of Medical Assistants. Clifton Park: Thomson Delmar Learning 2006; 56-82
http://www.chegg.com/textbooks/intravenous-infusion-therapy-for-medical-assistants-1st-edition-9781418033118-1418033111

13 Souders JE. Pulmonary air embolism. J Clin Monit Comput 2000; 16(5-6): 375-83
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12580220

14 Lamm G, Auer J, Punzengruber C, Ng CK and Eber B. Intracoronary air embolism in open heart surgery – an uncommon source of myocardial ischaemia. Int J Cardiol 2006; 112(3): 85-6
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16887218

15 Demaerel P, Gevers AM, De Bruecker Y, Sunaert S and Wilms G.
Gastrointest Endosc. Stroke caused by cerebral air embolism during endoscopy 2003; 57(1): 134-5
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12518155

16 Ho, Anthony M.-H. Is Emergency Thoracotomy Always the Most Appropriate Immediate Intervention for Systemic Air Embolism After Lung Trauma? CHEST (1999), Volume 116 , Issue 1 , 234 - 237