Heridas posquirúrgicas CÓMO TRATARLAS

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Heridas quirúrgicas

Una herida quirúrgica es un corte o una incisión en la piel que normalmente está hecha con un bisturí durante la cirugía. Las heridas quirúrgicas se cierran generalmente con suturas, grapas o adhesivo quirúrgico.

El cuidado de las heridas posquirúrgicas implica limpieza, protección y control de la piel y el objetivo es prevenir complicaciones y permitir una rápida cicatrización de las heridas.

En muchos casos, con unos buenos cuidados, las incisiones quirúrgicas cicatrizarán por completo antes de aproximadamente 2 semanas.

La mayoría de las heridas quirúrgicas cicatrizan por primera intención.

Características

  • La herida se cierra inmediatamente después de la intervención
  • Buena aproximación de los bordes de la herida (suturas, grapas o cinta adhesiva)
  • La cicatrización por primera intención se produce después de horas de reparar una   incisión quirúrgica de grosor total
  • La migración de células epiteliales normales a través de la incisión se produce entre 24 h y 48 h
  • Minimiza la cicatrización
  • Ejemplos: laceraciones bien reparadas, fracturas óseas bien reducidas, cicatrización después de la cirugía de colgajos

Sin embargo, de 1 a 3 de cada 100 pacientes sometidos a una cirugía desarrollan una infección de la herida quirúrgica.

Por ello, además de la gestión correcta de la herida, es importante controlar las posibles complicaciones de la herida:

  • Hemorragias
  • Formación de hematomas
  • Edema
  • Dehiscencia
  • Oclusión del aporte sanguíneo que desemboca en necrosis
  • Hipergranulación

Signos de infección:

  • Eritema
  • Aumento del exudado/pus
  • Hinchazón
  • Dolor
  • Temperatura elevada