Terapia de infusión Líquidos y RVP

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Terapia de infusión con líquidos y soluciones de reposición volémica

La terapia con líquidos y soluciones de reposición volémica es un tratamiento básico en los hospitales de todo el mundo. Las soluciones de infusión son unas de las medicaciones que se prescriben con mayor frecuencia.
En este inmenso entorno terapéutico una gestión satisfactoria mediante líquidos intravenosos depende de distinguir claramente entre los conceptos de reposición de líquidos y reposición de volumen.

Prescripción

El objetivo de la reposición de líquidos es desviar o compensar un déficit inminente o existente en el espacio extracelular, como resultado de la pérdida de líquido cutáneo, intestinal o renal. Las pérdidas de líquidos se compensan principalmente con soluciones cristaloides, ya que las soluciones isotónicas de electrolitos se distribuyen por todo el espacio extracelular (plasma más espacio intersticial).
La finalidad de la reposición volémica es sustituir el volumen intravascular para corregir la hipovolemia a fin de mantener la hemodinámica y constantes vitales. Para lograr este objetivo terapéutico deben aplicarse soluciones de coloides en combinación con cristaloides.
La pérdida aguda del volumen intravascular puede conducir a situaciones potencialmente mortales. Pueden ser debidas a pérdidas relativas como shock anafiláctico o séptico, en los que la vasodilatación patológica produce una presión arterial marcadamente reducida o puede ser debida a una pérdida absoluta de volumen como ocurre durante las hemorragias agudas y las quemaduras.
Las soluciones de coloides, como las gelatinas y los almidones, presentan una presión osmótica coloidal (POC) y se retienen esencialmente dentro del compartimento intravascular mientras que la infusión de cristaloides se dirigen primordialmente al espacio extravascular. Un estudio en voluntarios sanos ha demostrado que sólo cerca del 30% de los cristaloides infundidos permanecieron en el compartimento de destino: el espacio intravascular. Según la fisiopatología subyacente para lograr efectos volémicos comparables se necesitarán sustancialmente mayores volúmenes de cristaloides que con los coloides.1
De acuerdo con las últimas recomendaciones publicadas en terapia de reposición volémica, tanto perioperativamente como en la UCI, la terapia debe iniciarse con soluciones de cristaloides adaptadas al plasma. Si las soluciones cristaloides no se consideran suficientes, deben aplicarse los coloides (no deben usarse HES en pacientes críticos normalmente admitidos en la UCI). También se considera óptimo el uso de soluciones con una composición lo más similar posible al plasma sanguíneo.2

Acceso al paciente

El tipo de acceso hay que elegirlo de acuerdo con la indicación y el paciente, pero teniendo en cuenta también la localización: para infundir grandes cantidades en el lugar de un accidente, un catéter i.v. periférico con un diámetro interno bastante grande posibilitará las máximas velocidades de flujo. Las situaciones de emergencia en los quirófanos podrían utilizar las líneas de acceso venoso central existentes, aunque no lograrán las mismas velocidades de flujo máximas que consiguen catéteres i.v. periféricos. Para infusiones por presión que usan manguitos de presión el envase de infusión debe ser plegable y no contener aire para prevenir la embolia gaseosa. Las líneas intraóseas pueden salvar vidas en pacientes inestables con acceso vascular inadecuado, especialmente niños.

Preparación

Ya que las situaciones clínicas que requieren el uso de tratamiento de rescate demandan una acción rápida, las soluciones de infusión para ese fin no requieren preparación. Las soluciones están en el estante listas para su uso. Otros preparativos pueden ser necesarios llevar a cabo, como el calentamiento de las soluciones antes de la aplicación, p. ej., para pacientes que sufren hipotermia accidental, o el enfriamiento de soluciones, p. ej., para pacientes con ictus en los que la hipotermia es inducida.

Aplicación

Antes de iniciar la infusión los pasos a seguir son la retirada de la lámina, la introducción de la punta del set y el llenado del set. Según la situación clínica, el calentamiento o enfriamiento de las soluciones podrían ser útiles, como podría ser el uso de los manguitos de presión para volúmenes de infusión máximo por tiempo. El uso de la bomba de infusión volumétrica puede ser útil a la larga, especialmente para niños y recién nacidos.

References:

  1. Lobo DN, Crit Care Med 2010 Vol. 38, No.2
  2. S3-Guideline in Intravascular Volume Therapy. DGAI, September 2014