TERAPIA DE INFUSIÓN ANTIINFECCIOSOS

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Terapia de infusión con antiinfecciosos

La mayoría de las infecciones humanas están causadas por agentes infecciosos como bacterias, virus y hongos. Las infecciones se producen a través del aire, por las gotas emitidas durante la tos o a través del contacto con superficies no estériles. En la terapia de infusión siempre existe el riesgo de contaminación por agentes infecciosos. Por ello, son importantes el manejo higiénico y la observación de las normas apropiadas. Las infecciones adquiridas durante la hospitalización y el tratamiento requieren una atención especial, ya que pueden estar causadas por bacterias altamente resistentes al tratamiento. Estas infecciones iatrogénicas suelen ser difíciles de curar y pueden suponer un riesgo grave para el paciente y la prolongación de la permanencia en el hospital. No todos los antibióticos son activos contra todas las bacterias, por lo que existe una gama amplia de clases de antibióticos que trabajan contra diferentes microorganismos y cada uno de ellos ha de seleccionarse cuidadosamente.

Prescripción

La decisión de elegir el antibiótico apropiado debe incluir la probabilidad del tipo de microorganismo implicado y la selección de un fármaco correspondiente, denominada tratamiento de antibióticos calculado. Una vez determinado el microorganismo causante en el laboratorio, podría recomendarse un cambio de medicación.

Acceso al paciente

En muchos casos los antibióticos deben administrarse por vía intravenosa ya que el paciente puede estar muy enfermo para tomar medicación oral. También puede suceder que los antbióticos solo se presenten como solución parenteral y necesitan el correspondiente acceso al paciente. En la mayoría de los casos un acceso periférico será suficiente.

Preparación

Si el fármaco antiinfeccioso seleccionado se presenta “listo para usar”, no se necesitan más preparativos. En algunos casos, las sustancias antiinfecciosas se presentan liofilizadas y deben reconstituirse en agua para inyectables, solución salina o glucosa al 5%. Los medicamentos antiinfecciosos no deben ser inhalados ni derramados, ya que pueden producir consecuencias no deseadas para la salud.

Aplicación

Una vez se hayan disuelto adecuadamente las sustancias antiinfecciosas y estén preparadas en el envase de infusión, debe introducirse el set de infusión en el envase y se debe cebar la línea. Según la pauta de administración al paciente, se puede conectar directamente el acceso al paciente o colocarlo en una una llave de tres pasos o banco de llaves.