Terapia de infusión Fármacos anticancerosos

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Terapia de infusión con fármacos oncológicos

El tratamiento oncológico es un campo médico especializado que actualmente utiliza una gama completa de medios de abordaje terapéutico como cirugía, radiación, tratamiento nuclear, etc. La infusión de fármacos anticancerosos sigue siendo hoy en día la base del tratamiento, en el que la mayoría de los fármacos aplicados ejercen sus efectos como citostáticos o citotóxicos. Típicamente, estos fármacos se administran como pautas específicas de tratamiento de la enfermedad y de la fase en la que se encuentre. FOLFOX está recomendado internacionalmente por las directrices respectivas como la quimioterapia de primera línea en el cáncer colorrectal metastásico y combina 4 fármacos diferentes. Puesto que el tratamiento anticanceroso es un campo terapéutico muy especializado y diversificado y comporta una serie de riesgos inherentes tanto para los pacientes como para los profesionales sanitarios, todos los pasos del proceso requieren atención, cuidados, conocimientos especiales y productos seguros.

 

Prescripción

En base a cada paciente y según el tipo individual y el estadío clínico del cáncer, así como la constitución física del paciente, se decide la pauta terapéutica y la medicación apropiada y se coloca en el orden respectivo. Para muchos tipos de cáncer existen actualmente normas vinculantes y recomendaciones de las respectivas sociedades para elegir el tratamiento óptimo que cada vez más se basa en pruebas científicas.

Acceso al paciente

Para la aplicación de la medicación anticancerosa es necesario establecer un acceso para el paciente. En muchos casos, un reservorio de acceso implantado será el tipo de acceso que sirva tanto para las soluciones de infusión agresivas así como para el confort del paciente y la facilidad de uso, pero también puede ser una línea central o un catéter intravenoso periférico. Independientemente del tipo de vía de acceso elegida, los dispositivos utilizados tienen que asegurar que las soluciones de infusión que contienen citostáticos se infunden de forma segura en el torrente sanguíneo y no lo hacen en los tejidos conjuntivos.

Preparación

Muchos citostáticos se administran con dosis personalizadas de cada paciente según la superficie corporal y se presentan como concentrados de fármacos que han de extraerse de un envase original y diluirse. Dado que los citostáticos o citotóxicos normalmente sólo tienen una especificidad limitada para las células cancerosas, los profesionales sanitarios deben asegurar que durante este proceso de preparación no se produzcan derrames ni sobre la piel ni sobre la superficie, que no se formen aerosoles y se liberen al aire ni se inhalen. Por ello, el uso del equipo de protección personal así como los productos sanitarios con soluciones óptimas son de vital importancia para prevenir riesgos de contaminación química con esos fármacos. Durante el transporte de fármacos quimioterápicos, deben seguirse precauciones especiales para prevenir la rotura, contener los derrames de fármacos y minimizar la exposición dentro de las instalaciones sanitarias. En línea con estas precauciones, B. Braun ofrece productos específicos que ayudan a reducir los riesgos de exposición a fármacos citostáticos durante el transporte al servicio.

Administración

La admistración de la medicación al paciente requiere sistemas de dispositivos médicos. Estos sistemas deben prepararse y cebarse de acuerdo a la terapia planificada. Para la admistración de los citostáticos, el sistema debe tener características de seguridad especiales tales como ser un sistema cerrado, puertos de acceso sin agujas, válvulas antirreflujo y conseguir el mínimo volumen residual.