La malnutrición ...está a menudo infravalorada

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Malnutrición

La incidencia de malnutrición en pacientes hospitalizados está a menudo infravalorada. La malnutrición ejerce un fuerte impacto sobre la morbilidad, la duración de la estancia hospitalaria, los costes de la asistencia sanitaria, etc. Hasta el 60% de los pacientes en hospitales padecen malnutrición, que, con frecuencia, es la causa de complicaciones graves como un mayor riesgo de sepsis, infección, inflamación o fallo orgánico. Las consecuencias de estas complicaciones son, por ejemplo, un retraso en la cicatrización de las heridas, cuyo resultado es un aumento significativo de la morbimortalidad. Para evitar estas consecuencias una terapia nutricional apropiada es un método de tratamiento indispensable, sobre todo en pacientes con enfermedades críticas.

La terapia nutricional correcta (nutrición enteral y/o parenteral) no solo minimizará el riesgo de morbimortalidad reforzando el sistema inmunitario y las funciones orgánicas de sus pacientes, sino que también puede producir una recuperación más rápida. Esto reducirá la duración de la estancia hospitalaria y, por último, los costes del tratamiento.

Cribado de la malnutrición

Un simple cribado de los grupos de riesgo y una terapia nutricional sistemática de estos pacientes puede mejorar el estado nutricional y puede reducir los riesgos asociados con la malnutrición. Por ello, la determinación del estado nutricional debe formar parte de toda exploración física con el fin de identificar pacientes con riesgo de malnutrición, para evaluar su riesgo y definir la terapia nutricional individual.
Existe una serie de herramientas valiosas para el cribado, como el NRS-2002 (Cribado del riesgo nutricional), el "MUST" (Herramienta de cribado universal de la malnutrición) y la SGA (Evaluación global subjetiva).

Consecuencias de la malnutrición:

  • Duración mayor de la estancia hospitalaria 

  • Mayor morbimortalidad 

  • Aumento de las complicaciones infecciosas 

  • Retraso en la cicatrización de heridas

  • Mayor gasto sanitario