Terapia nutricional Cuidados intensivos

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

Terapia nutricional para pacientes de cuidados intensivos

La nutrición de pacientes en unidades críticas sigue siendo un reto por la diversidad de necesidades individuales en un grupo heterogéneo de pacientes con complejas enfermedades subyacentes. La alimentación vía enteral ha demostrado ser óptima para estos pacientes, aunque a menudo existan limitaciones en cuanto al uso seguro de esta vía, así como para lograr los objetivos calóricos. Es particularmente importante que los pacientes reciban cantidades adecuadas de energía y nutrientes para asegurar su recuperación. El uso de la nutrición parenteral está indicada para complementar la nutrición enteral en caso de que ésta no cubra totalmente las necesidades nutricionales del paciente, o como nutrición única en el caso de que la nutrición enteral esté contraindicada o sea imposible.

Prescripción

Según las características del paciente y la evaluación de sus necesidades, el facultativo decide la pauta y el aporte nutricional adecuados. Además, teniendo en cuenta la disponibilidad de servicios del hospital. Si se requiere nutrición parenteral, la adición de ácidos grasos omega-3 de aceite de pescado como el ácido eicosapentaenoico (EPA, C20:5 [omega-3]) y ácido docosahexaenoico (DHA, C22:6 [omega-3]) a las emulsiones lipídicas tiene efectos demostrados sobre las membranas celulares y los procesos inflamatorios, y así probablemente reducir la estancia en el hospital de pacientes con enfermedades críticas.

Acceso del paciente

Es posible el uso de sondas gastrointestinales, inicialmente yeyunal, para cambiarse posteriormente por tipos de acceso proximales. Los catéteres venosos centrales multilumen se encuentran implantados con frecuencia en pacientes críticos, para controlar situaciones metabólicas inestables y para administrar fármacos i.v. Estos se pueden usar también para la nutrición parenteral.

Preparación

La necesidad de preparación de la nutrición depende en gran medida de la decisión del médico que trata y la disponibilidad de los servicios nutricionistas en cada hospital. La nutrición enteral, por vía oral o por sonda, se presenta como productos ya preparados. Para la nutrición parenteral existen bolsas multicámara listas para mezclar, que deben complementarse con vitaminas y oligoelementos. También es habitual que los pacientes críticos necesiten nutrición parenteral formulada individualmente. Estas mezclas se pueden preparar en una farmacia o en un servicio de compuestos industriales como NutriService®.

Aplicación

La elección de la vía de nutrición es decisiva para la aplicación: en el caso de alimentos por sonda enteral se recomienda encarecidamente el uso de productos específicos para nutrición enteral y con sistemas de seguridad, ya que al no ser compatibles con las líneas i.v. se evitan confusiones a la hora de conectar la nutrición. Además, las bombas de infusión con sets especiales para soluciones nutricionales enterales y/o parenterales garantizan una administración correcta y segura. En el caso de pacientes con hiperglucemia por estrés, los sistemas de gestión de la glucosa ayudan a controlar los niveles de glucosa en sangre para prevenir tanto la hiper como la hipoglucemia, con lo que reducen la morbimortalidad.

Gestión del alta

El paciente, una vez recuperado, pasa de la unidad de cuidados intensivos a una planta periférica y más tarde a su casa. La gestión del alta garantiza un apoyo continuo óptimo y el traspaso a los servicios de enfermería. Une de manera fluida el paso entre el tratamiento en el hospital y la atención domiciliaria.