Terapia de nutrición

Buscador rápido de productos

Elegir una categoría o subcategoría

La importancia de una terapia nutricional adecuada 

La terapia nutricional tiene una importancia crucial para nuestra capacidad de manejar enfermedades en general e infecciones, cirugías y traumatismos, en particular. El objetivo de la terapia nutricional es el de mantener o mejorar el estado nutricional y evitar y tratar la malnutrición al mantener el tejido corporal, activar las reservas de proteínas plasmáticas y prevenir la deficiencia de macro y micronutrientes.

El aporte nutricional puede realizarse bien por vía oral (suplementos nutricionales orales), a través de una sonda digestiva (nutrición enteral) o bien, cuando no puede usarse el aparato digestivo, a través de un catéter intravenoso que se inserta directamente en las venas (nutrición parenteral).

El tipo de terapia nutricional depende en gran medida del estado de los pacientes, de su enfermedad y sus necesidades. P. ej., los requerimientos nutricionales de pacientes tras cirugía, no son iguales a los de pacientes en UCI y son diferentes a los de pacientes sometidos a un tratamiento anticanceroso o a diálisis crónica.

Procesos en la terapia nutricional

El campo de la terapia nutricional comprende todas las clases de aporte nutricional: desde las adiciones a las dietas orales normales para pacientes que no comen o no pueden comer lo suficiente, hasta las pautas parenterales de nutrición completa en pacientes que son incapaces de cubrir sus necesidades nutricionales por nutrición oral o enteral. Las reservas corporales pueden bastar normalmente para periodos cortos de ayuno, aunque en pacientes que ya están malnutridos o pacientes con riesgo de malnutrición incluso los periodos sin una nutrición adecuada presentan un riesgo adicional que puede tener un desenlace clínico negativo con una mayor morbimortalidad. Según las poblaciones, cerca del 20-50% de los pacientes hospitalizados se presentan con un estado de malnutrición y, por ende, necesitan una terapia nutricional. En general, se podría decir que existen dos enfoques diferentes: el que usa el sistema gastrointestinal, al que se conoce como nutrición enteral, y el que se desvía del sistema gastrointestinal, denominado nutrición parenteral. 

El tipo definitivo de terapia nutricional depende en gran medida del estado de los pacientes, de la enfermedad y las necesidades. P. ej., los pacientes de la UCI tienden a tener diferentes necesidades a las que puede tener un paciente quemado, así como los pacientes sometidos a un tratamiento anticanceroso o a diálisis crónica necesitan otro aporte nutricional. 

 

Existen herramientas para la selección sistemática de pacientes con el fin de evaluar si padecen o no malnutrición. El médico decide el aporte nutricional y la vía de aplicación apropiados dependiendo del resultado de la selección. Basándose en esto, el médico prescribe la dieta nutricional.

Para aplicar la solución nutricional hay que establecer un acceso al paciente. El tipo de acceso del paciente depende del tipo de aporte nutricional y la condición del paciente: para la nutrición enteral puede aplicarse un tubo gástrico o nasal, o puede ser necesaria una gastrostomía endoscópica percutánea (GEP). Para la nutrición parenteral pueden ser apropiados un catéter i.v. periférico, una línea central o un catéter implantado (p. ej., un puerto o catéter de Hickman).

Existen muchos productos de nutrición enteral disponibles que ya están preparados, como los alimentos para sorber o en tubo. Las soluciones de nutrición parenteral se presentan en bolsas preparadas para mezclar, como las bolsas de 2 o 3 cámaras. Sólo deben añadirse vitaminas u oligoelementos. Algunos pacientes pueden necesitar nutrición i.v. formulada individualmente. Estas mezclas se pueden preparar en una farmacia o en un servicio de compuestos industriales.

La transferencia de las soluciones de nutrición del envase al acceso del paciente requiere, salvo en la alimentación sorbida, sistemas de dispositivos médicos acoplados.
B. Braun le ayuda a poner en marcha sus sistemas de forma segura y le ofrece conceptos que previenen los errores de medicación. Los productos desechables seguros y específicos evitan conexiones erróneas entre las líneas enterales e i.v. Space GlucoseControl posibilita niveles de glucosa seguros y fiables en pacientes con enfermedades críticas.

Una vez finalizado el tratamiento del paciente en el hospital, los pacientes quizá tengan que seguir con el aporte nutricional, p. ej., pacientes oncológicos o con intestino corto. La gestión del alta implica un apoyo continuo y óptimo y traspaso al servicio de enfermería, además de una formación apropiada de los cuidadores.
Durante el proceso de recuperación el paciente se transfiere de la unidad de cuidados intensivos a planta y finalmente recibe el alta. No obstante, algunos pacientes siguen necesitando más aporte nutricional después de haber recibido el alta. En este caso, un responsable cualificado de Gestión del alta de B. Braun garantiza una transición fluida y traspaso del hospital al servicio de enfermería que se encargará de cuidar al paciente en casa.